Luego de tres años de gran acogida en Bucaramanga, los productos se empiezan a comercializar en las principales tiendas dermatológicas del país como Barranquilla, Bogotá, Cali, Cúcuta, Medellín, Montería, Quibdó, entre otras.